Las hermanas franciscanas de San José, somos un Instituto Religioso fundado en la Ciudad de México, el año 1946, Por La Madre Ma. De San José Vera Mancilla, monja capuchina, originaria de la Ciudad de Querétaro, Qro.

Movida por el Espíritu, a vivir en plenitud el propio espíritu de caridad del Evangelio, según el Seráfico Padre San Francisco sale del monasterio “Sta. María de Guadalupe”, seguida de 11 hermanas, para iniciar una nueva forma de vida, con legal permiso de la autoridad competente, Mons. Luis Ma. Martínez, Delegado Apostólico.

La obra es nacida a los pies de la Santísima Virgen de Guadalupe,”La Morenita” como la llamaba la Madre. Encomendada al Patriarca Señor San José “El Castito”, y abandonada a la Providencia divina, en suma pobreza, por el ejemplo de San Francisco de Asis.

Nuestro Instituto nace en el Seno de la Iglesia, abierto a seguir el camino que Dios le indicara. Exaltando y alabando, las bondades de Dios para con sus Creaturas y recreandose en su conocimiento, por la lectura asidua de La Sagrada Escritura, quien va conformando su vida.
Crece en miembros rápidamente y en el año 1951, Mons. Luis Ma. Martínez concede la facultad de realizar obras apostólicas, fuera del Monasterio, cooperando con la caridad social en la Iglesia. Es así como Surgen las primeras tareas apostólicas: en sencillez y en pobreza se sirve a los Seminarios de México, centros de numerosas vocaciones; se inician misiones itinerantes en algunos estados de la republica, de donde van surgiendo más vocaciones para el Instituto. Posteriormente se atiende a niños abandonados y a ancianos necesitados.

En el año 1967 queda erigido canónicamente como Instituto Religioso de Votos Publicos, simples y perpetuos de derecho diocesano.

Hoy las Hermanas Franciscanas de San José, conservando el carisma original, alimentamos nuestro espíritu, Leyendo y Creyendo, La Palabra de Dios que santifica nuestro ser y nuestro quehacer llevándola con la sencillez y silencio de La Santísima Virgen que la escucha, la contempla y la conserva en su corazón; con San José y San Francisco que la proclaman con su vida.

Nuestra Madre fundadora muere en el año 1985.

El 18 de marzo de 1967 se erige canóicamente a las “HERMANAS FRANCISCANAS DE SAN JOSE” como Instituto religioso de votos públicos simples y perpetuos de Derecho Diocesano.